Arquitectura del Siglo XX en la Ciudad de Veracruz

PROGRAMA DE ESTIMULOS PARA LA CREACION Y EL DESARROLLO ARTISTICO DEL ESTADO DE VERACRUZ

El Patrimonio Inmueble en México

 Entendiendo el medio ambiente como el territorio o el hogar del hombre y, por lo tanto,  como el resultado de unas relaciones dinámicas a lo largo del tiempo entre naturaleza, sociedad y cultura, nos encontramos que el patrimonio arquitectónico tiene mucho que ver con las características del medio natural donde se localiza, pero fundamentalmente con la historia y con la cultura[1]

En términos generales es posible identificar dos posturas respecto a cómo se determina el valor patrimonial de un inmueble. Por un lado tenemos la idea que prevaleció durante la mayor parte del siglo XX,  según la cual el valor de un edificio es algo implícito en sus características, es decir, en los materiales y la tecnología empleados, estilo arquitectónico, fecha de construcción, etc.

Por otra parte tenemos que, más recientemente, los estudiosos del tema coinciden en señalar que el valor patrimonial de un edificio no reside en el objeto mismo, sino en el significado que le otorga la sociedad. Incluso hay quienes sostienen que, al igual que los recursos naturales, el patrimonio cultural (entre el cual se incluye el patrimonio inmueble), debe considerarse como un recurso no renovable que es necesario conservar y aprovechar para el desarrollo de la comunidad a la que pertenece.

En México, desafortunadamente, se sigue favoreciendo la visión de que el valor patrimonial reside en el edificio mismo y no se ha difundido suficientemente la idea de que los edificios de cualquier época pueden ser valiosos, no solo por sus características físicas, sino también por su relación con el desarrollo cultural y la historia, incluida la historia reciente; por ejemplo el desarrollo de las ciudades durante el siglo XX.

La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos vigente[2] clasifica los edificios con valor patrimonial en tres  categorías, siguiendo un orden cronológico: Son Monumentos Arqueológicos “los bienes muebles e inmuebles, producto de culturas anteriores al establecimiento de la hispánica en el territorio nacional” (artículo 28). Son Monumentos Históricos “los bienes vinculados a la historia de la nación a partir del establecimiento de la cultura hispánica en el país… construidos en los siglos XVI al XIX” (artículo 35). Por lo tanto, podemos deducir que, a pesar de que la ley en cuestión no dice nada concreto sobre el eventual valor patrimonial de edificios construidos a partir del siglo XX, reserva a estos la categoría de Monumentos Artísticos, que define simplemente como “los bienes muebles e inmuebles que revistan valor estético relevante” (artículo 33).

Cabe mencionar que si bien la mayoría de los edificios públicos del siglo XIX y anteriores en la ciudad de Veracruz protegidos por esta ley son conservados y administrados por las autoridades locales —por ejemplo la sede del Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC) que ocupa el ex convento Betlemita, la galería y centro cultural Casa Principal, la Fototeca de Veracruz, o el Archivo Histórico de la Ciudad— en el caso de los edificios de propiedad privada, la falta de entendimiento entre autoridades y propietarios suele complicar las cosas.

En contraste, ya que la ley no es precisa respecto al valor patrimonial de la arquitectura del siglo XX, y dada la ambigüedad de la definición de los Monumentos Artísticos, el patrimonio moderno de la ciudad de Veracruz se encuentra totalmente desprotegido. La ley indica que “para determinar el valor estético relevante de algún bien se atenderá a cualquiera de las siguientes características: representatividad, inserción en determinada corriente estilística, grado de innovación, materiales y técnicas utilizados y otras análogas. Tratándose de bienes inmuebles podrá considerarse también su significación en el contexto urbano” (artículo 33); sin embargo abundan ejemplos que evidencian el poco o nulo valor que se suele dar a la arquitectura del siglo XX, tal es el caso de la “remodelación” del cine Reforma (actualmente Teatro de la Reforma).

A pesar de que se podría fácilmente argumentar que, usando los términos referidos en la ley, el Cine Reforma cumplía con los requisitos de “representatividad”, “inserción en determinada corriente estilística” (art déco), “grado de innovación” (los muros curvos eran una “novedad”, posible gracias al uso del concreto armado, tecnología relativamente nueva) y “significación en el contexto urbano”, su fachada e interiores fueron drásticamente modificados como resultado de la intervención realizada en 1991 (el edificio fue reinaugurado como Teatro de la Reforma en 1992).

Cine-postCine Reforma, construido en la década de 1940[3]

Teatro-postTeatro de la Reforma, reinaugurado en 1992.

No estamos aquí argumentando que edificios como éste se deban conservar por ser de estilo art déco (o de cualquier otro estilo). Eso significaría ser consecuentes con la ley vigente y su visión de qué el valor patrimonial residen en  el edificio mismo. Por el contrario, lo que queremos señalar es la necesidad de cambiar la visión institucional del patrimonio que prevalece en nuestro país, y considerar que las ciudades y su arquitectura deben entenderse como resultado del proceso de intervención del hombre sobre el medio, y que el estatus de “patrimonio” es en realidad una  construcción social; es decir, que depende de el valor que adquieren determinados elementos de nuestro entorno (por ejemplo los edificios) cuando tienen un significado especial para la comunidad a la que pertenecen. En este sentido, los edificios, independientemente de su fecha de construcción o estilo arquitectónico, son valiosos y dignos de conservarse en la medida en que nos informan sobre aspectos de la historia, el lugar y los procesos culturales de determinada sociedad.

En cine Reforma (centro histórico de la ciudad de Veracruz), era un edificio representativo de toda una época de la cinematografía mexicana y, además, de uno de los periodos de desarrollo más importantes de la ciudad: la década de 1940. Su localización (frente al Parque Zamora, alrededor del cual eventualmente aparecieron otros edificios que en su momento fueron los más modernos de la ciudad), sin lugar a dudas contribuyó a la configuración del que, hasta finales del siglo XX, era uno de los espacios públicos recreativos de la ciudad por excelencia. El diseño original es obra del arquitecto Carlos Obregón Santacilia[4], reconocido como uno de los pioneros de la arquitectura moderna en México; era el último cine de su generación en la ciudad que no solo seguía en pie —muy probablemente precisamente por su relevancia urbana y por el lugar que había ganado en el imaginario colectivo de la ciudad— sino que conservaba su fisonomía original. Era un “recurso no renovable” y como tal ha desaparecido para siempre.

En su lugar, la nueva fachada del Teatro de la Reforma incluye prácticamente todos los elementos del lenguaje clásico de la arquitectura: arcos de medio punto con dovelas marcadas, pilastras a modo de columnas estriadas, molduras simulando un frontón, balaustradas con jarrones,  e incluso un  enorme vitral.  Evidentemente, las autoridades que auspiciaron dicha “remodelación” (el Ayuntamiento de Veracruz) consideraron que, en cuanto a edificios y estilos arquitectónicos se refiere, entre más antiguo más valioso y más digno. Solo así se explica la decisión de hacer que un edificio del siglo XX parezca una pésima copia de un edificio del siglo XIX.

En todo caso, se trata solo de uno de los ejemplos más evidentes que tenemos en la ciudad; muchas casas de época han sido modificadas por sus propietarios, aparentemente sin que se valore su papel en la historia de la ciudad.

La diferencia entre la cantidad de edificios del siglo XIX y anteriores, y edificios del siglo XX que cuentan con una declaratoria de Monumento Histórico o Artístico (según sea el caso) es abismal. Si bien en el país existen miles de edificios considerados Monumentos Históricos (solo en la ciudad de Veracruz, la declaratoria de Zona de Monumentos Históricos incluye 170 manzanas y cientos de edificios), solo unos 50 edificios en todo el país son considerados Monumentos Artísticos[5], la gran mayoría de los cuales se ubican en la ciudad de México.

Evidentemente, las posibilidades de que el patrimonio arquitectónico moderno (en la ciudad de Veracruz o cualquier otra) sea valorado y protegido por las autoridades nacionales es prácticamente nula —a excepción, desde luego, de los edificios de estilo ecléctico de principios de siglo— Por lo tanto, la mejor oportunidad de que la arquitectura del siglo XX sea valorada y conservada, es que la gente la conozca, que conozca su papel en la historia de la ciudad y el desarrollo urbano, social y cultural de la misma, y que entonces le otorgue el valor que le merezca.


[1] Troitiño Vinuesa, Miguel A. (1998). “Patrimonio Arquitectónico, Cultura y Territorio”, Ciudades No. 4, p. 96.

[2] Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de mayo de 1972, última reforma publicada el 9 de abril de 2012.

[3] Imagen tomada de CMIC (2003). 100 Obras Veracruz – Boca del Río: Imágenes de un Siglo de Historia Construida, 1902 – 2002.  México: CMIC Delegación Veracruz, p. 51.

[4] CMIC (2003). 100 Obras Veracruz – Boca del Río… op. cit. 

[5] De 1972 (fecha de promulgación de la ley federal de monumentos) a 2008 se habían emitido declaratorias de Monumentos Artísticos para menos de 40 inmuebles .Durante 2006 – 2012 se emitieron declaratorias para 12 inmuebles, y al término de dicho sexenio había 16 expedientes pendientes de ratificarse.

Miranda Zacarias, I. (2008). “Patrimonio inmueble en la ciudad de Veracruz: arquitectura moderna en el centro histórico”, en San Martín, I. (coord). Documentar para Conservar: La Arquitectura del Movimiento Moderno en México. México: UNAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s